Ayacaztli. Centro de Capacitación Holística

         El compromiso de enseñar 

Ritual navideño de sanación transgeneracional

En cada Nochebuena las familias se reúnen para convivir, festejar y divertirse; pero también para rememorar eventos desafortunados que, en muchas ocasiones, no se expresan para no romper la alegría del momento... pero ahí están.  También, de forma inconsciente, se fortalecen los pactos de fidelidad entre padres e hijos, entre abuelos y nietos; pactos que violentan en libre albedrío de los más jóvenes. Todos escuchamos frases como: va a ser igual de gallardo como el abuelo, es una chica muy sensual como la abuela fue de joven, seguro estudiará ingeniería como su papá, etc. También se encuentran las miradas que se cuestionan mutuamente si aquel secreto vergonzoso continúa en resguardo de la familia.

Es inevitable. No somos conscientes aún de la carga que tiene nuestro árbol genealógico.

Este ritual te servirá para que la energía estancada, rancia, putrefacta de ese árbol quede atrapada, al menos por un tiempo.

Requieres:

  • Un plato extendido blanco nuevo (sin adorno alguno)
  • Tres manzanas rojas, lo más parecidas que encuentres
  • 99 centímetros de listón verde (el que más te agrade)
  • Una vela blanca

El 24 de diciembre, antes de que se reúna la familia, colocarás la primera manzana al frente del plato (al frente tuyo) y la programarás: "Esta manzana representa rama de los bisabuelos y abuelos. Que en ella quede todo la energía que esté dañando nuestro árbol genealógico". Tomarás la segunda manzana y la colocarás a la derecha. Entre las tres formarán un triángulo. Dirás: "Esta manzana representa rama de los padres y tíos. Que en ella quede todo la energía que esté dañando nuestro árbol genealógico". Tomarás la tercera manzana y la colocarás a la izquierda y la programarás "Esta manzana representa rama de los hijos y primos.  Que en ella quede todo la energía que esté dañando nuestro árbol genealógico". 

Tomarás el listón verde y enrollarás las manzanas de tal forma que estén unidas. No importa cuántas vueltas les des, pero a modo de que no queden apretadas. comenzarás con la primera que colocaste.

Finalmente, prende y fija la vela en el centro del plato y prográmala (haz una petición) para que con su luz ayude a liberar la energía estancada en tu árbol genealógico.

Esto se puede realizar aún cuando no tengas una ostentosa cena familiar. Si estás solo o con muchas personas, familiares o no, puedes hacerlo. 

Las manzanas deben permanecer en un lugar seguro, donde nadie las consuma, hasta el 31 de diciembre, día en que puedes enterrarlas lejos de casa o desecharlas agradeciéndoles la labor que hicieron por tu árbol. El listón enróllalo en un maceta o en un árbol hasta que se decolore o se eche a perder y luego lo quemarás y el plato lo puedes usar para otros rituales, nunca para servir alimentos.

Con lo anterior te darás cuenta cuánta energía está bloqueando tu árbol genealógico y bloqueando tu libre albedrío. 

Favor de mencionar fuente www.ayacaztli.com De libre difusión.